Símbolos del linaje espiritual

Es interesante el desarrollo de la idea del Jirqa(1) y la historia de la formación gradual de las Turuq hasta las formas que hoy conocemos. A pesar que dicha tradición aun se conserva en Asia Central especialmente en tariqas persas; dicha tradición al menos en las formas de sufismo que se conocen en occidente han desaparecido, como las tariqas de origen turco como los Jerrahis o Naqshbandi, de origen norteafricano /africanas o árabes como la Shadhilí-Darqawi, Qadiri al Butchichi, Tijaniyya, etc.

A grandes rasgos la forma tradición de esta imposición es descrita por Ibn ´Arabi en su libro "Kitab al-Nasab khirqa" (2): "el maestro espiritual (al-shaij al-murabbi) examina al discípulo al que quiere investir el Jirqa, y debido a su estado espiritual localiza necesariamente una imperfección en él. Entonces el maestro se reviste de su estado espiritual tal que se sumerge en él. La fuerza de este estado espiritual se difunde en la vestidura que porta el shaij y, despojándose de ella, se la pone al discípulo. El brebaje se desliza en éste, se esparce en sus miembros y le invade, provocando así la eliminación sus defectos". Pero ya en tiempos e Ibn ´Arabi la  investidura de los discípulos (muridi al-tarbiya) había caído en decadencia "la transmisión del Jirqa, entendida en este sentido es rara hoy día. La energía espiritual de los hombres no es lo suficientemente grande para permitir que suceda lo que he mencionado, pues han descendido de hecho al grado del común de los creyentes".

Sobre el origen de esta práctica hay controversia; algunos la fundamentan en algunas aleyas del Corán como por ejemplo la aleya 26, de la Sura Los lugares elevados (Al-Aráf) "¡Hijos de Adán! Hemos hecho bajar para vosotros una vestidura para cubrir vuestra desnudez y para ornato. Pero la vestidura del temor de Allah, ésa es mejor. Ése es uno de los signos de Allah. Quizás, así, se dejen amonestar".

Esta vestidura sería el de la piedad que oculta los vicios y embellece al hombre interiormente, siendo el reflejo del vestido exterior que debe de expresar ese mismo concepto de sencillez, humildad, que solo brota de forma natural del hombre piadoso. En palabras de Ibn ´Arabi: "La razón de ser de la Jirqa, tal como es conocida por ellos, es indicar acerca de lo que ellos quieren revestir interiormente. Es por tanto el signo del compañerismo y de la observancia de las conveniencias espirituales", siendo "la investidura de la Jirqa, según lo que Dios ha proyectado en mí y revelado en mi corazón, se encuentra en el hecho de que Dios Se reviste del corazón de Su servidor".

Por otra parte, la importancia del manto también se fundamenta en el episodio de al-Kisa en el cual el Profeta se cubrió a sí mismo, a su hija Fátima, a 'Ali, y a sus dos hijos Hasan y Husein. Esta tradición ha llegado hasta nosotros en una serie de versiones, cada una destacando uno u otro aspecto de las excelencias de la familia del Profeta y de su amor por ellos. Dicho episodio ha sido descrito por muchas tradiciones, cito a modo de ejemplo lo transmitido por el Imam Ahmad b. Hanbal en su Musnad que relato bajo la autoridad de Umm Salama la esposa del Profeta, que le dijo a Fátima un día: "Tráeme a tu marido y dos hijos." Cuando llegaron todos juntos, extendió sobre ellos un manto, y poniendo su mano sobre ellos, dijo: "Oh Al.lah, estas son las personas de la casa de Muhammad!.Por lo tanto, sus oraciones y bendiciones descienden sobre Muhammad y la gente de la casa de Muhammad, pues tú eres digno de toda alabanza y gloria". Umm Salama continuó: "Entonces levante el manto para entrar con ellos, pero él lo apartó de mi lado diciendo:" Usted también tendrá un buen final". (3) No olvidemos que todas las tariqas sufis - con excepción de los Naqshbandi - remontan su tariqa al Profeta Muhammad a través del Imam ´Ali.

Aunque debemos señalar que el uso de la Jirqa como elemento de trasmisión de la bendición (baraqa) al aprendiz (murid) por parte de su maestro (murshid) no se remonta a las primeras manifestaciones de sufismo, siendo más bien un elemento que apareció con posterioridad, como muy bien lo señalo Ibn Taimiyah, de su libro "Majmu 'al-Fatawa" en cual comenta que la práctica de investidura al ingreso a una vía sufi a través de la imposición de un manto no tiene base alguna ni en el Corán o en la Sunnah. El señala que los antiguos shaijs así como la mayoría de los posteriores desconocen esta práctica, siendo más bien una idea que a cierto sector le gusto y que por este motivo fue implementada(4).

Conocemos reportes de un uso temprano de esta forma de investidura, particularmente el caso de al-Hasan al-Basrî que la habría recibido directamente del Imâm ´Alî, pero dicha tradición ha sido declarada como falsa por connotados sabios, como Ibn al-Dayba´, Ibn al-Salâh y al-´Asqalânî: "Nada puede ser firmemente establecido como auténtico en base a la tradición citada, puesto que no existe narración - ya sea sana o débil - que diga que el Profeta le hubiera conferida un Jirqa a cualquiera de los compañeros en la forma que lo realizan los sufíes; ni tampoco ningún orden a sus Compañeros de hacer eso. Cada informe explícito en este sentido es falso. Además, es una mentira ignominiosa afirmar que 'Ali le confirió a Hasan al-Basrî  el jirqa"(5).

Reportes de uso de la Jirqa como elemento central en la entrada a una vía sufi se registran en el siglon X, como lo señala A.J. Arberry en su libro "Sufism: An Account of the Mystics of Islam, no olvidemos que la formación de las grandes tariqas sufis se remontan al siglo XII

El origen al uso de un gorro Taj o Takiya como elemento distinto de una tariqa es aun más difícil de precisar, pues como ya lo he señalado en otro articulo(6) el uso de un "gorrito" como elemento característico de un musulmán esta ampliamente atestiguado en las tradiciones; pero su uso como elemento propio de una transmisión o de un status espiritual es un dato del cual no he podido encontrar referencias.


Izq. a derecha: Taj blanco de derviche [errante] ‘Khaksar’ (Qalandariyyah), Taj negro de derviche ‘Khaksar’ (Qalandariyyah), Taj Nimatullahiyyah.

Abajo de Izq. a derecha: Taj Yarsan, Taj Yarsan con turbante y Taj Jaksar’ (Qalandariyyah) & Gonabadi




Yerko Isasmendi ®



Notas

1) El Jirqa es el manto de iniciación a través del cual el conocimiento espiritual y la bendición (barakah) se pasa desde el Shaij (murshid) al aspirante (murid). Para A.J. Arberry  el jirqa simboliza la aceptación por parte del discípulo de entrar a pertenecer a una tradición divina, representada en una determinada vía sufi.
2) Descarga en pdf de Kitab al-Nasab khirqa
3) Ver Las excelencias de Ahle Bayt en la tradición sunnita y Ahlul Kis'a
4)  En el mismo libro refuta varias tradiciones que me he abstenido de citar, esgrimidas como base para el uso de la Jirqa.
5) Al-Jirqat al-Sufiyya de G. F. Haddad
6) Ver ¿El uso de la Taqiya es sunnah?
Símbolos del linaje espiritual Símbolos del linaje espiritual Reviewed by Yerko Isasmendi on 4:38:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.