Personalidades Hanbalis fueron Sufies

El Dr. George Makdisi en su obra maestra, "Religion, Law and Learning in Classical Islam", sostiene efectivamente que los principales estudiosos clásicos del Madh-hab Hanbali fueron sufíes. Para muchos, este argumento es insignificante. Sin embargo, para mí, y para los que han sido castrados espiritualmente  por los seudo salafis, esta información es necesaria para el corazón y satisfactoria para el alma. La intención de este breve tratado es difundir la información que Ibn Qudamah, Ibn Taymiyyah, Ibn Al Qayyim Al-Jawzīya, Ibn Rajab y otros de entre los Hanābilah, fueron ortodoxos sufís.

En un breve artículo "L‟isnad Initiatique Soufi de Muwaffaq Ad-Din Ibn Qudama" la Khirqah (el manto sufí) de Ibn Qudamah (1); se mencionan varios estudiosos Hanbalis: 

1) Yūsuf ibn Muhammad ibn Nasr ibn Qāsim Al-Ma‟dnī Al Hanbalī.
2) Abī Abdillah Muhammad ibn Shaij Al-Allāmah „īmādud-dīn Abī Is-hāq Ibrāhīm ibn Abdul Wāhid Al Maqdisī Al Hanbalī.
3) Abī Muhammad Abdullah ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Qudāmah Al Maqdisī Al Hanbalī.
4) El señor de los sufíes y gran Hanbali, Abī Muhammad Abdul-Qadir Ibn Abu Salih ibn "Abdillah Al-Yili (Jilani).
5) Mukharrimī, que también era un Hanbali
6) Abūl Fadhl Abdul Wāhid ibn Abdul-„Azīz ibn Al Hārith ibn Asad At-Tamīmī Al-Hanbalī [muerto en el  410 en Baghdad]
7) Abūl Hasan Abdul-Azīz At-Tamīmī, el padre de Abūl Fadhl previamente mencionado, también fue bien conocido como un hanbali en su tiempo. Murio en el 371 A.H. en Dhul Qa‟dah.

Estos son siete conocidos eruditos Hanbalis que tomaron la Jirqah, cada uno de la mano del otro. Esta Jirqah (manto sufi) es una clara refutación para aquellos entre los estudiosos orientalistas y musulmanes que creen que la escuela Hanbali se opone al sufismo. Cabe señalar que ´Abdul Qadir Al-Yili (Jilani), que era un bien conocido Hanbali y autor del manual Hanbali Al Ghunyah, es el epónimo de la tariqah Qadiriyyah.

El Dr. G. Makdisi teoriza lo siguiente con respecto Al-Ansārī Al Harawi Al Hanbalī y Abdul Qādir Al Jīlī "Con sólo estos dos hechos, uno habría pensado que algunas ideas se podían cambiar. Pero nada de ha pasado. Se ofreció una explicación, y sigue siendo esta hasta hoy aceptada, la cual nos dice que estos dos sufíes eran Hanbalis simplemente porque fueron contrarios a la teología racionalista o kalām, por lo que - según esta explicación - habrían sido atraídos hacia la escuela Hanbali, ya que esta también se oponía al kalām". [Página 121]

El Dr. G. Makdisi expone así el tema, al referirse al sufismo de Ibn Taymîyya:

"algunos años atrás en Portugal, leí un trabajo del IV Congreso de Estudios Arabicos e Islámicos (1968), un texto que aun se encuentra esperando para ser publicado. Dicho trabajo se titula "The Hanbali School and Sufism". Su objetivo es demostrar la tesis de que la oposición Hanbali con respecto al sufismo ya no es sostenible. La nueva evidencia presentada, fue tomada a partir de fuentes manuscritas que he encontrado en los últimos años en algunas de las bibliotecas de Europa y del oriente musulmán. En concreto, los documentos muestran la genealogía espiritual sufí de un cierto número de eruditos Hanbalis, hasta ahora desconocidos como sufíes, en otras palabras, las cadenas de iniciación sufí, o Silsila, en las que fueron nombrados Hanbalis que había sido investidos con el manto sufí, llamado Jirqa, por el célebre Sûfi Hanbali 'Abd al-Qâdir al-Yilî. Las fechas de la muerte de los involucrados se extienden desde el 561 a 795 H. H.. Así, 'Abd al-Qâdir, epónimo de la hermandad sufí, invistió con el manto sufí tanto a Abû Umar b. Qudâma (m. 607/1210) y a su hermano Muwaffaq ad-Din b. Qudâma (m. 620/1223). El hijo del anterior, y por lo tanto sobrino de este último, Ibn Abî 'Umar b. Qudâma (m. 682/1283) recibió el manto directamente de su padre y de su tío. Es este Ibn Qudâma  que invistió a Ibn Taimîyya con el manto Sûfi. Esta generalogía espiritual continúo, a través de Ibn Taimîyya, con Ibn Qaiyim al-Jauzîya  (m. 751/1350), autor de una obra Sufi, Madârij as-sâ'likîn, que es un comentario de la célebre obra Sûfi Manazil as-Sâ´irîn del celebre Sûfi Hanbali al-Ansâri al-Harawi. Después de Ibn al-Qaiyim Jauzaiya, el último nombre en esta cadena de iniciación sufí es la de Ibn Rajab (m. 795/1393), el biógrafo de la escuela Hanbali.

Así, los siete nombres que forman los eslabones de esta cadena Sufi pertenecen a  la Escuela Hanbali, abarcando un lapso de  tiempo de tres siglos, a partir del sexto/duodécimo siglo hasta el octavo/decimocuarto siglo.

Esta cadena se ha conservado hasta nosotros en una obra del Hanbali, Yûsuf b. 'Abd al-Hâdî titulada Bad' al-'ulqa bi-lubs al-khirqa, un trabajo en manuscrito, conservado en la Firestone Library de la Universidad de Princeton, entre otros manuscritos todavía en proceso de ser catalogados.

En otro trabajo manuscrito, conservado en la Biblioteca Chester Beatty de Dublín, nos encontramos con la corroboración de esta genealogía sufí de Ibn Taimîyya. La obra en cuestión se titula Targhîb al-mutahâbbîn fîlubs khirqat al-mutamaiyizîn de Jamâl ad-Dîn at-Talyânî, y cita a Ibn Taimîyya haciendo la siguiente declaración: "Me puse la bendita capa sûfi de 'Abd al-Qâdir (al-Yilî), existiendo entre él y yo dos (Shaijs sufíes)".

Además una confirmación viene de Nâsir ad-Dîn de Iftâ 'hurqât al-hauba bi-ilbâs khirqat at-tauba, una obra perdida que ahora se conserva en algunas partes de la obra de Yûsuf b. 'Bad' Abd al-Hâdî , al-'ulqa. Ibn Taimîyya es citado afirmando su afiliación Sufi en más de una orden sufí, y alabando la tariqat Qâdiriya como la más grande de todas ellas. Se le cita en los siguientes términos: "Me he puesto el manto sufí de una serie de Shaijs pertenecientes a diversas tariqas (o cofradías), entre ellos el Shaij 'Abd al-Qâdir al-Jilî, cuya tariqa es la más grande de las conocidas".

Recordemos que cuando Ibn Taimîyya murió, fue enterrado en el cementerio Sûfi en Damasco, donde otros miembros de su propia familia, también sufíes, habían sido enterrados antes que él. Algunos escritores, bajo la ilusión de que Ibn Taimîyya fue el peor enemigo del Sufismo, han querido ver en este hecho un giro irónico del destino. Pero no fue, por supuesto, nada de eso, porque no había nada más natural para Ibn Taimîyya, un sûfí,  ser enterrado entre los sûfíes.

La cadena de la iniciación sûfí que acabamos de describir se compone enteramente de Hanbalis, y vuelve al gran Sûfi Hanbali cuya tumba se ha mantenido hasta hoy como un lugar de peregrinación en Bagdad. Sabemos desde hace algún tiempo, los nombres que conformaron los eslabones de la cadena, en orden ascendente, volviendo a 'Abd al-Qâdir al-Junaid. Pero lo que no ha sido de conocimiento general es que esta cadena incluye a Hanbalis que vivían ya en el cuarto / décimo siglo, dos siglos antes de 'Abd al-Qâdir y un siglo antes de que Al-Ansârî al-Harawî.

La cadena en cuestión ha sido totalmente analizada en un artículo que pronto aparecerá en una edición del Cahier de l'Herne en París dedicada al fallecido Lousi Massignon. Por tanto, me limitaré a una breve descripción del documento y su contenido.

Los documentos que se conservan en la Biblioteca Zâhirîya en Damasco, en un volumen de miscelánea, y consiste en una sola página electrónica, citando el linaje Sûfi de Shams al-Dîn al-Dunaisiri que murió en 751/1356. La silsila fue originalmente escrito por él mismo Dunaisirî; el documento Zâhirîya es una copia del original, hecho en la vida del autor, en 744/1343, es decir, trece años antes de la muerte del autor. Dunaisirî, autor del documento, no era un Hanbali, ni es el copista cuyo nombre es Hamza ... al-Hakkârî.

Esta cadena de iniciación sûfí contiene 21 eslabones. No podría ser más completa de lo que es, ya que se remonta al Califa 'Alî (n ° 18), al Profeta, al ángel Gabriel, y finalmente a Allah (n ° 21). Los números del 13-17 de la cadena pertenecen a un conocido grupo de los primeros sûfíes: Sâri as-Saqatî, Ma´rûf al-Karkhî, Dâwûd at-Ta'î, Habîb al-'Ajamî y por último pero no menos importante, especialmente para los Hanbalis que lo admiraba mucho, al-Hasan al-Basrî. Los números 11 y 12 son Shiblî y Junaid respectivamente.

Pero lo que es de especial interés para nosotros son los eslabones de la cadena, en orden ascendente, hasta el número 10. De estos diez sufíes, siete son Hanbalis. Los enlaces son como sigue:

1.- Dunaisirî
2.- Ma´danî (Hanbali)
3.- Shams al-Dîn b. Qudâma (Hanbali)
4.- Muwaffaq al-Dîn b. Qudâma (Hanbali)
5.- Abd al-Qâdir al-Jîlî (Hanbali)
6.- Mukharrimi (Hanbali)
7.- Hakkâri
8.- Tarsûsî
9.- ´Abd al-Wâhid at-Taminî (Hanbali)
10.- ´Abd al-´Aziz at-Tamîmî (Hanbali) ...

... quien recibió su Jirja de Shiblî, este último recibió la suyo de Junaid.

'Abd al-Qâdir, epónimo de la târiqa Qâdiriya tuvo un maestro sûfí con el nombre de Hammad ad-Dabbâs, que murió en 525/1130. Pero no es este maestro sûfí que le debe su iniciación, más bien se lo debe al maestro Hanbali Abû Sa´d al-Mukharrimî, un contemporáneo del Hanbali Ibn ´Aqil Ibn, ambos murieron en el 513/1119, y los dos habían, sido profesores de fiqh Hanbali de 'Abd al-Qâdir. También sabemos que la
madrasa o escuela de derecho de 'Abd al-Qâdir , fue antiguamente la de su maestro al-Mukharrimî que lo invistió con el manto sufí (khirqat at-tasawwuf). 'Abd al-Qâdir ampliara esta madrasa, y encontrando referencia en la literatura biográfica "'Abd al-Qâdir madrasa" y "'Abd al-Qadir Ribât", sugiriendo que ambos estaban abarcadas por el mismo complejo arquitectónico.

Entre al-Mukharrimî y los dos siguientes Hanbalis hay dos sûfíes no Hanbali. Los Hanbalis son de la familia Tamimî, relacionados entre sí como padre e hijo.


Luego de las pruebas que acabamos de describir brevemente, podemos añadir una obra de Ibn Taimîyya, es decir, un comentario de él, del conocido trabajo sûfí de 'Abd al-Qâdir al-Yili. El trabajo de Yili trabajo, como recordaremos fue traducido al alemán y estudiado por el profesor Walther Braune en 1933.

En este comentario al trabajo del epónimo de la hermandad sûfí a la que pertenecía, Ibn Taimîyya cita varios artículos claves del trabajo  de Yilî y comentarios sobre ellos en detalle. Es aquí donde se muestra su apreciación inconfundible por el sufismo no sólo, por su famoso compatriota Hanbali y maestro sûfí 'Abd al-Qâdir al-Yilî, sino también por maestro sûfí de este último, el no-Hanbali Hammâd ad-Dabbâs. Esto es muy importante a la luz del hecho de que el famoso Hanbali contemporáneo de Hammâd ad-Dabbâs, Ibn ´Aqîl había condenado a este Sûfi, por lo que el consideraba como prácticas sufíes no-ortodoxas. Por el contrario, Ibn Taymîyya no tiene nada más que elogios para Hammâd ad-Dabbâs, a quien consideraba como un maestro sûfí ortodoxo. Además, al contrario, de su alabanza de 'Abd al-Qâdir, el Hanbali Sûfi y de Hammâd ad-Dabbâs, el sûfi no-Hanbali;  Ibn Taimîyya censuro a su compañero Hanbali el gran sûfí al-Ansârî al-Harawî, y le acuso de sospecha de duplicidad. Esta actitud de Ibn Taimîyya sobre al-Ansârî al-Harawî,. contrasta, a su vez, con la de su discípulo Ibn al-Qaiyim Jauzîya, que admiraba al-Ansârî y escribió uno de los comentarios más significativos de este último Manâzil as-sâ'irîn, como ya hemos mencionado.

Me limitaré a una breve descripción de su obra de Ibn Taimîyya y algunos comentarios sobre su contenido. Me encontré con esta obra en la colección de manuscritos no catalogados de Princeton. Esta es una de varias obras de Ibn Taimîyya, encuadernada en un volumen de misceláneas. La portada del comentario lleva el nombre del autor como simplemente "Shaij al-Islam". Pero la primera página de la obra es más explícita, ya que le da el nombre con más detalle: Abûl-Abbâs Ahmad b Taimîyya. También encontramos en el cuerpo del mismo texto, que el autor se refiere a Abû´l Barakât como su abuelo (jaddunâ Abû´l Barakât), que nos otro, que Abû´l Barakât Majd ad-Dîn b. Taimîyya que murió en 652/1255. Por otra parte, el contenido de la obra pertenece inequívocamente a Ibn Tamimîyya tanto como por el estilo de la lengua y las doctrinas que discute. Cualquiera que esté familiarizado con los escritos de Ibn Taimîyya reconocerá fácilmente el nuevo trabajo como pertenecientes a la misma línea de los trabajos de su autoría titulado Marâtib al-Irâda al-Qadâ 'wa´l-qadar  y al-Ihtijâj bi'l- qadar. Por lo tanto, no puede haber ninguna duda sobre la autoría de la obra.

En las obras que acabamos de mencionar de Ibn Taimîyya es conocido por haber censurado
al-Ansârî al-Harawî y al-Hajjâl y elogiado a 'Abd al-Qâdir y Hammâd ad-Dabbâs; la censura y el elogio que también se encuentran en este comentario. Además de 'Abd al-Qâdir y Hammâd ad-Dabbâs, otros sufíes entre los antiguos y los modernos son elogiados por Ibn Taimîyya como "Ortodoxos Shaijs Sûfis", un término usado de diversas maneras por él como "al-Mashâyikh, Ahl al Istiqâma", o " al Mustaqîmûn nina's-sâlikîn "o" Ahl al-istiqâmamin Ahl al-Ibada ". Entre estos sufíes que reúnen la aprobación de Ibn Taimîyya encontramos: al-Fudail b. ´Iyâd, Ibrâhîm b. Adham. Abû Sulaimân ad-Dârânî, Ma´rûf al-Karkhî, Sarî as-Saqatî y al-Junaid, los cuales él cita como en las filas de los primeros sufíes ortodoxos (Jumhur mashâyikh as-salaf). De los sufíes tardíos ortodoxos  cita a 'Abd al-Qâdir, Hammâd ad-Dabbâs y Abû´l-Bayân (m. 551/1156). De estos nueve nombres, encontramos cuatro que son parte de la cadena sûfi de Ibn Taimîyya citados anteriormente: Ma´rûf al-Karkhî, Sarî as-Saqatî, Junaid y 'Abd al-Qâdir. "


Me detengo aquí, pues me parece que he destacado el punto de la abundante presencia Hanbali en las filas del sufismo;  G. Makdisi continúa su afirmación de que Ibn Taymîyyah fue un sûfí porque usó el lenguaje de los sûfíes en el discurso y de exposición de su fatawa. Le pedimos a Allah que beneficiará a los musulmanes con este breve artículo. Amin!

 

Abūl Layth ibn ´Ata
Fuente: Seekingilm




Notas:
1) Este manuscrito se encuentra en la Biblioteca Thāhirīya en Damasco, Siria.
Personalidades Hanbalis fueron Sufies Personalidades Hanbalis fueron Sufies Reviewed by Yerko Isasmendi on 6:24:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.