Las excelencias de Ahle Bayt en la tradición sunnita

En la tradición musulmana, un importante evento simboliza el estado de los Ahlul Bait  y del ser humano, así como las dimensiones espirituales de su relación con el Profeta. Esta es la tradición o el episodio de al-Kisa ' (el manto o capa) con el cual el Profeta se cubrió a sí mismo, a su hija Fátima, a hazrat 'Ali, y a sus dos hijos Hasan y Husein. Esta tradición ha llegado hasta nosotros en una serie de versiones, cada una destacando uno u otro aspecto de las excelencias de la familia del Profeta y de su amor por ellos. Ahmad b. Hanbal relata bajo la autoridad de Umm Salama la esposa del Profeta, que le dijo a Fátima un día: "Tráeme a tu marido y dos hijos." Cuando llegaron todos juntos, extendió sobre ellos un manto, y poniendo su mano sobre ellos, dijo: "Oh Al.lah, estas son las personas de la casa de Muhammad!.Por lo tanto, sus oraciones y bendiciones descienden sobre Muhammad y la gente de la casa de Muhammad, pues tú eres digno de toda alabanza y gloria\". Umm Salama continuó: "Entonces levante el manto para entrar con ellos, pero él lo apartó de mi lado diciendo:" Usted también tendrá un buen final ". [Ahmad b. Hanbal, Musnad (Cairo, 1313), IV, 323.].

Se dice en el Corán en la Sura Ahzaab (33): «Ciertamente, Allah quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente». Este versículo establece que Ahlul Bait ha sido protegida de todo tipo de manchas, ya sean defectos intelectuales o los defectos de la creencia.

Dice Suiutí, en su obra Ad-Durrul Mansur: “Cuenta At-Tabarani de Umm Salamah (una de las esposas del Profeta) que el Mensajero de Allah (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) le dijo a Fatima (Radhiyallahu-Anha): ‘Tráeme a tu esposo y a sus dos hijos’. Ella los trajo y entonces el Mensajero de Allah (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) extendió sobre ellos un manto fadakí que los cubrió; luego colocó su mano sobre ellos y dijo: ‘¡Al.lah mío!. Por cierto que ellos son la gente de Muhammad -y según otra versión la familia de Muhammad-. Dispón Tus bendiciones y gracias sobre la familia de Muhammad, así como lo hicistecon la familia de Ibrahim. Ciertamente que Tú eres Loable y Glorioso”.

Dijo Umm Salamah: “Levanté el manto para entrar junto a ellos y él (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) lo estiró de mi mano y dijo: ‘Tú tienes tu situación y en ella estás bien’ (At-Tirmidhi, Tomo II; Manaquib Ahlul Bait, pág. 308)

En otra versión, también fue narrado por Umm Salamah que el Mensajero de Al.lah  estaba en su casa, en su lecho, y tenía sobre él un manto de Jaibar. Entonces llegó Fatima con una olla con jazira (un tipo de comida), y el Mensajero de Al.lah  le dijo: “’Llama a tu esposo y a tus dos hijos Hasan y Husain’. Ellos fueron y mientras estaban comiendo le fue revelado al Mensajero de Allah : «...Allah sólo quiere alejar de vosotros la impureza, ¡Ahlul Bait!, y purificaros de sobremanera» (Corán; 33:33)

Entonces el Profeta los cubrió con el manto y luego sacó su mano a través de él y señalando al cielo, exclamó: ‘¡Allah mío!. Ellos son la Gente de mi Casa y mis más íntimos. Aleja de ellos la impureza y purifícalos completamente’ (dijo esto tres veces)”. Continúa narrando Umm Salamah: “Metí la cabeza bajo el manto y dije: ¡Oh Mensajero de Al.lah!. ¿Me incluyo entre vosotros?. Respondió: ‘En donde estás, estarás bien’ (lo cual repitió dos veces)”

(El Hadiz fue narrado en Gaiatul Maram a través de Abdullah Ibn Ahmad Ibn Hanbal por medio de tres caminos diferentes que llegan a Umm Salamah. También fue citado en Tafsir Az-Za’labi. En él Ibn Mardwiah, y Al-Jatib lo narran deAbu Sa’id Al-Judri con ligeras diferencias en las expresiones utilizadas.)

Otras Fuentes, Hajjaj bin Nayshapuri (261 H) Sahih Muslim "(Egipto, 1349) vol 116. p.4, Abu Muhammad Isa Tirmidhi (275 o 279 H) " Sahih Tirmidhi "(Ibn Al Arabi Sharah) (Egipto: 1352 H) vol. 13 páginas 200, 248, Ahmed ibn Shu-AyB Nisa-i (303 H) "Khasa-es" (Egipto: 1348 H) p. 4, Ibn Jarir Tabari (310 H) "Tafsir Tabari" (Jama ul Bayan fi Tafsir il Corán) (Egipto: 1331 H) vol.22, página.) "Al Mustadrak" (Hyderabad Deccan: 1334 H), p.146, 147, 148, Yusuf Abdullah bin Abdul ibni Birr (463 H) "Al Isti-ab" (Hyderabad Deccan: 1346 H)

La importancia de esta tradición de al-kisa' es que hace hincapié que el Ahlul-Bait sólo son cinco: Muhammad, 'Ali, Fátima, y sus dos hijos Hasan y Husein. A Umm Salama, una de las más veneradas de las esposas del Profeta, se le negó dicho estatus especial. Dicho punto, se destaca en casi todas las versiones de esta tradición.

En otra versión muy interesante de la tradición de al-kisa', relatado bajo la autoridad de 'Abd Allah b. Jafar b. Abi Talib, leemos: "El mensajero de Al.lah vio descender la misericordia, y dijo: "Llamenlos por mí, Llamenlos por mí!" Safiyya le preguntó: "¿A quién debemos llamar, Oh Mensajero de Al.lahÉl respondió: 'Llamar a la gente de mi familia:". Ali, Fátima, Hasan y Husein' Cuando llegaron, extendió un manto sobre ellos, y luego levantando las manos al cielo, dijo: "¡Oh Al.lah, estas son la gente de mi casa, bendice, oh Al.lah, a Muhammad y a la gente de la casa de Muhammad'. Al.lah entonces envió el versículo: «Ciertamente, Allah quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente». [Abu 'Abd Allah Muhammad b. Abd Allah al-Nisaburi, Mustadrak al-sahihayn (Haydarabad [Deccan], 1324), III, 147.]

Esta versión de la tradición ofrece el significado de la kisa' y la base de su importancia. El manto es un símbolo de la misericordia divina y la bendición que cubre el Profeta y a su sagrada familia. Es, además, una fuente o un remanso de consuelo y serenidad frente a los grandes sufrimientos y martirio que la familia del Profeta tuvo que soportar después de él. En esta fuente infinita de la misericordia divina, el piadoso también comparten momentos de sufrimientos y aflicciones. En kisa' finalmente se distingue a los "cinco santos" del resto de los fieles, y los distingue del resto de la familia del Profeta.

El caso de la kisa' ofrece la ocasión de la revelación del verso de la purificación que acabamos de citar. Antes de los conflictos sectarios que dividen a la comunidad musulmana en conjunto, la tradición clásica fue casi unánime en la interpretación de este versículo se refiere al Profeta, su hija Fátima al-Zahra '(la radiante), su esposo y primo, 'Ali, y sus dos hijos Hasan y Husein. [ver por ejemplo, los comentarios de este verso de al-Zamakhshari y al-Tabari.]

En otra versión de la tradición de kisa', la continuidad de la familia del Profeta con los de los profetas anteriores está claramente indicada. Wathila b. al-Asqa', en cuya autoridad esta tradición en la mayoría de sus variantes está relacionada, según informa la siguiente oración pronunciada por el Profeta: ¡Oh Al.lah!, que has concedido sus bendiciones, misericordia, perdón, y el placer de Ibrahim a la familia de Ibrahim, por lo que [Ali, Fátima, Hasan y Husein] son de mí y yo de ellos!. Otorgarnos, por lo tanto, tus bendiciones, tu misericordia, tu perdón y tu placer a mí y ellos ". [Ala al-Din Ali al-Muttaqi b. Husam al-Din al-Hindi, Kanz al-'ummal (Haydarabad [Deccan], 1312), p. 217.]

Esta oración se hace eco de una oración que los musulmanes repiten diariamente: "Oh Al.lah, confiere Tus bendiciones sobre nuestro maestro Muhammad y sobre la familia de Muhammad, así como Tu conferiste tus bendiciones a Ibrahim y a la familia de Ibrahim".

El famoso comentarista del Corán al-Suyuti cita una tradición atribuida a Umm Salama en la interpretación de los versos de la purificación: Este versículo fue revelado en mi casa ... Había en la casa entonces, siete: Gabriel y Miguel, y 'Ali, Fátima, Hasan y Husain, y yo me quedé en la puerta de la casa. Le pregunté: 'Oh Mensajero de Al.lah, no soy de la gente de la casa? Él dijo: 'Si vas tener un buen final! Usted, sin embargo, era una de las esposas del Profeta". [ver el comentario sobre la aleya 33: 33 en el Al-Durr al-manthur de al-Suyuti.]

La estrecha amistad entre el Profeta y la sagrada familia, era una relación que iba más allá de los lazos de parentesco de sangre, esta se puede ver en el incidente de la mubahala , o en la experiencia de la oración, con la que el profeta desafió a los cristianos de Najran. [Ver 3:61. también ver Muhammad b. 'Isa al-Tirmizi, Sahih al-Tirmizi (Cairo, 1920), II, 300, y Ibn Hanbal, I, 185.] En el versículo de mubahala en el Corán, Al.lah ordena al Profeta y a sus opositores a "Convocar a nuestros hijos y a sus hijos, a nuestras mujeres y a vuestras mujeres, y a nosotros mismos y a vosotros mismos". En opinión de la mayoría de los comentaristas tradicionales del Corán, los hijos del Profeta son Hasan y Husein, 'su mujer' se refiere a Fátima, y "a nosotros mismos " se refiere, además de él, a Ali. Cuando el pueblo de Najran lo vio, reconocieron su alta condición en Al.lah, y sintieron un gran temor de ser reducidos por la mubahala que optaron por la paz.

La tradición afirma que el Profeta sintió la hostilidad que su comunidad cuando mostro a la gente de su casa después de él. Se dice que a menudo declaro: "Yo estoy en guerra contra el que luchas contra ustedes, y le doy la paz, a quién le muestra la paz a vosotros." Esta tradición es relatada bajo la autoridad de Abu Bakr, quién dijo: "Vi al Mensajero de Al.lah, poner un manto sobre 'Ali, Fátima, Hasan y Husayn. A continuación, declaró: "Oh musulmanes, estoy en guerra contra todo el que les haga guerra contra el gente del manto, y estoy en paz con aquellos que muestran paz hacia ellos. Soy amigo de los que se hacen amigo de ellos. El que muestra el amor hacia ellos será uno de los ancestros feliz y bien nacidos. Tampoco nadie los odia, salvo quien sea de origen miserable y de mal nacimiento". [Abu Ja'far Ahmad al-Muhibb al-Tabari, Al-Riyad al-nadira (Cairo, n.d.), II, 199. Otras versiones de esta tradición, ver Murtada al-Husayni al-Fayruzabadi, Fada'il al-khamsa fi sihah al- sitta (Najaf, 1384), p. 252.]

El amor a la familia del Profeta es ordenado por Al.lah en el Corán, donde dice : Di: “No os pido recompensa por ello excepto el amor a mi familia" (42:23). Los Comentaristas del Corán han estado de acuerdo en que "los familiares" aquí mencionados son los Ahlul-Bait . [Ver el comentario de este verso de al-Zamakhshari, al-Tabari, y al-Suyuti.]

La Gente de la Casa del Profeta Muhammad (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) han sido ejemplo piadosos de generosidad, de constancia en la frente a la adversidad, y una fuente de consuelo en tiempos de pruebas y aflicciones. Después de días de ayuno y oración por la salud de los dos niños que estaban enfermos - Hasan y Husein - , la familia se alimentó con unos pocos bocados de pan seco y dátiles que Ali había trabajado duro para conseguirlos. En la primera noche, se nos dice, un mendigo llegó. En la segundo, que un huérfano, y en el tercera, un cautivo. A cada uno de ellos, le dieron el pan de cebada y algunas datiles que Fátima había preparado para que la familia rompiera el ayuno. Por lo que , Al.lah reveló el versículo : Por mucho amor que tuvieran al alimento, se lo daban al pobre, al huérfano y al cautivo". [Corán; Al Insan (76):8] Sin embargo, al final, Al.lah envió una mesa celestial para alimentar a sus amigos.

Al-Hasan y Al-Husein (radiya ’Llâhu ´anhuma)

La tradición islámica ha conservado numerosas anécdotas que representa la ternura y el amor que el Profeta mostró hacia Hasan y Husein. Ambos nacieron en Medina, por lo que la intimidad y el amor de un abuelo coloreo sus primeros años de vida.

Abu Huraira, relató que a menudo cuando oraba detrás del Mensajero de Al.lah, Hasan y Husein solian saltar sobre su espalda mientras él estaba postrado en oración. Cuando levantaba la cabeza, lo hacia con movimientos suaves y los colocaba a su lado. Una noche, después de las oraciones, Abu Huraira, se ofreció a llevar a la casa a dos jóvenes (al-Hasan y al-Huseein), pero el Profeta quería que se quedaran. Pronto, sin embargo, un relámpago iluminó el cielo, y ellos caminaron en su luz hasta que entró a su casa. [Ibn Hanbal, II, 513 y al-Muttaqi al-Hindi, VII, 109.]

Hay una unidad entre el Profeta y los Ahlul-Bait, la unidad no sólo de sangre, sino también del espíritu. Es una unidad simbolizada por el evento de kisa'. Es, por tanto, una unidad de amor, como la aclaran las palabras del Profeta que lo indican claramente,en una tradición bajo la autoridad de Salman al-Farsi: "El que ama a Hasan y Husein, lo amo, y cualquiera a quien yo amo, Al.lah también lo ama, y a quién Al.lah, Él lo hará entrar en los jardines de la Delicias". Del mismo modo que quién aborrece a al-Hasan y al-Husein serán consignados al fuego, porque Al.lah y Su Mensajero los odian, y un terrible castigo les espera ". [Al-Muttaqi al-Hindi, p. 221]

Los hagiográficos musulmanes extendieron esta unidad e intimidad entre el Profeta y sus dos nietos alos ángeles del cielo. Así Hudhayfa, un compañero muy conocido y tradicionalista, informó que el Profeta (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) dijo: "Un ángel es aquí quien nunca vino a la tierra antes de esta noche. Pidió permiso de su Señor para venir y saludarme, y traierme la buena nueva de que Fátima es la patrona de las mujeres del Paraíso, y que al-Hasan y al-Husein son los maestros de los jóvenes del Paraíso". [Al-Tirmizi, II, 307]

No hay duda de que la situación especial del Imam Husein en la piedad y la devoción musulmana ha sido en gran medida debido al gran sacrificio que el Imam de su familia, su riqueza y su vida misma en el camino de Al.lah. El martirio de Hussein - su valor, firmeza, dignidad y la verdadera devoción en tiempos de gran crisis - han inspirado a los musulmanes de todos en todos los ámbitos de la vida. Husein ha inspirado la mejor poesía en todas las lenguas islámicas, incluso los poetas no musulmanes celebraron su gran virtud y valor. Por encima de todo, sin embargo, el martirio del Imam Hussein se convirtió en una fuente de fuerza y resistencia de los musulmanes en tiempos de sufrimiento, de persecución y opresión. Él se ha mantenido con cada hombre o mujer agraviada ante los gobernantes opresivos, reprochando a los malhechores y fomentando en los oprimidos, de persistir en su lucha por la libertad y la dignidad. El siguiente encuentro entre Zayd b. Arqam, un venerable compañero del Profeta, y 'Ubayd Allah b. Ziyad es un testimonio vivo de la lucha entre la autoridad ilegítima y el poder de lo correcto. Cuando la cabeza del Imam Hussein fue llevado ante él, Ibn Ziyad comenzó a meter sus dientes y los labios con un palo.

Zayd protestó: "Quita tu palo! Porque, por Al.lah, vi el Apóstol de Al.lah a menudo besar sus labios". Diciendo esto, Zayd se puso a llorar. Ibn Ziyad lo reprendió, diciendo: "Por Al.lah que tus ojos paren de llorar! Si no fuera usted un hombre viejo y senil, le cortaría la cabeza." Zayd se alejó, exclamando: "¡Oh hombres, sois esclavos después de este día. Para que hallan matado al hijo de Fátima y definen como emir al hijo de Marjana [es decir, Ibn Ziyad]. Por Al.lah, él matará a lo mejor de vosotros y esclavizará a los malvados de entre vosotros. Perecerán los que aceptan la humillación y la vergüenza." Zayd dijo entonces: "¡Oh Ibn Ziyad, te diré algo que va a enfurecer aún más. Vi al Apóstol de Al.lah sentar a Hasan en su pierna izquierda y Husein, en su derecha, y decir: "Oh Al.lah, os encomiendo a ellos y al más justo de la gente de fe a su confianza." ¿Cómo haz respondido a la confianza del Profeta, O Ibn Ziyad? " [Ibn Hajar, p. 118.]

El famoso tradicionista al-Bayhaqi informó que cuando al-Husayn b. ´Ali fue asesinado, el sol estaba tan eclipsado que las estrellas no se veían al mediodía. La gente temía que fuera el Día de la Resurrección. [Abu Bakr Ahmad b Husayn b. al-Bayhaqi, Al-Sunan al-Kubra (Haydarabad, 1344), III, 337.] Nadra al-Azdiya, una mujer que fue contemporánea del Imán Husein, se dice que informó: "Cuando al-Husein b. ´Ali fue asesinado, del cielo llovió sangre, por lo que a la mañana siguiente nos enteramos de nuestros pozos y jarras estaban llenas de agua con ella". [Ibn Hajar, p. 291.]

Así, al-Suyuti informes en su comentario sobre el versículo que describe la compasión de Al.lah hacia el mártir Iahia hijo de Zacarías que "El cielo no lloró por la muerte de nadie, excepto a Iahia, hijo de Zacarías y al-Husayn b. 'Ali. Su color rojo [en la puesta de sol] es el signo de su llanto". [ver el comentario de la aleya 19:13 de al-Suyuti.]

Ya se ha argumentado que existe una unidad existencial e inclusivo entre el Profeta y su hija Fátima, su marido, Ali, y sus dos hijos. Esta unidad hace que sea imposible hablar de uno sin hablar de todos los demás. Hay que añadir, sin embargo, que el Imam Husein (Rahmatullah alaihi) estuvo especialmente cerca del corazón de su abuelo, el Profeta Muhammad (Sallallahu \'Alaihi wa Aalihi wa Salam). El (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) declaró: "Husein es de mí y yo soy de Husein. Que Al.lah ama a los que aman a Husain". [Al-Tirmizi, II, 306.] Cuando la sura 108 (al-Kawthar) fue revelada, el Profeta (Sallallahu 'Alaihi wa Aalihi wa Salam) anunció este gran favor a su íntimo compañero Anas b. Malik, de cuya autoridad esta tradición se informa. Anas le preguntó: "¿Qué es al-Kawthar ? Él respondió:\"Es un río en el Paraíso, pero aquellos que violen mi pacto ( dhimma .), ni los que han de matar a la gente de mi casa les permite beber de ella" [ver el comentario de la sura 108 de al-Suyut]



Yerko Isasmendi ®



Las excelencias de Ahle Bayt en la tradición sunnita Las excelencias de Ahle Bayt en la tradición sunnita Reviewed by Yerko Isasmendi on 17:10:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.