Los misterios de la palabra "Amén"

Esta entrada gira en torno al articulo "Les mystères du mot Amen" de Jean Tourniac que apareció en Renaissance Traditionnelle N°21; en dicho articulo el autor aborda el esoterismo cristiano a través del estudio de la palabra hebrea Amen, Para Tourniac el hebreo no solo es la lengua sagrada de una de las grandes religiones monoteístas, sino que además, es también la lengua sagrada de la masonería; debido al simbolismo, leyendas y vocabulario de origen judío de esta. Y es justamente, la no existencia de una lengua sagrada, como mediadora entre Dios y el hombre en el cristianismo - a diferencia del judaísmo y del Islam - lo que lo hace diferenciarse; puesto que en el, la presencia divina ya no depende de una revelación idiomática, sino que está contenida en la carne, el alimento sagrado de la Eucaristía. 

La Eucaristía, no solo es el anuncio de la buena nueva, puesto que en el plano litúrgico es la comida consagrada; la que sustituye la invocación del nombre divino, presente y eje sobre el cual se articulan los otros grandes monoteístas abrahámicos,

Tourniac plantea la interrogante  ¿si existe una correspondencia entre la Eucaristía y la invocación del nombre del Señor, y el uso de la palabra hebrea Amén?. A modo de respuesta, nos señala que dos palabras de la lengua sagrada original del judeocristianismo se mantienen en la liturgia cristiana: Hallelujah (gracias a Dios) y Amén. Término que por lo demás, es común a las tres religiones abrahámicas; y cuyo significado original es llevar, sostener, soporte, apoyo, estabilidad y seguridad.

Citado a Tourniac: "Amén es la roca de la fe y, por extensión se refiere al pacto del pueblo de Israel a la voluntad del Señor. En un nivel superior, es sinónimo de verdad, por lo tanto, se asimilación en el nombre del Señor. Se une al Aleluya, que simboliza el verbo o el Mesías y Redentor, y prefigura la liturgia del matrimonio apocalíptico".

En Isaias (65:16) Amén es asimilado con la Verdad, "... en el Dios de verdad ..."(1); y es esta expresión Elohim-Amen, la que les recuerda a los fieles el pacto establecido; expresión que para los cabalistas denota la infinita misericordia de Dios; ya que es a este aspecto de Dios, al cual los pecadores de Israel y los gentiles, según un relato del Rabino Akiva ben Iosef(2); se dirigen desde el Gueinom en busca del poder redentor; en este sentido Amen denota el aspecto liberador y salvitico de Dios. Sobre esta significancias, Paul Vuillaud en su trabajo Les Textes fondamentaux de la Kabbale(3), al analizar la palabra Amen, nos hace notar que Jehová y Adonai designación la misericordia y el poder, y las cuales combinadas nos da el término Yahadonaï, que expresa el deseo humano de estar en unión con Dios y de la profesión de la unidad divina . El valor numérico de Jehová + Adonai es  = 91, al igual que la palabra Amén, lo que confirmaría que en la palabra Amén están contenidos ambos poderes o atributos divinos. Recordemos que para los cabalistas, el 91 representa simbólicamente al sol; en donde el 9 es la la figura cíclica y el 1 la unidad central; lo que da como resultado 10, lo que nos vuelve a remitir a la unidad original después de la depleción de un evento numeral.

Como vemos, estamos lejos de la habitual acepción "que así sea"(4) como suele ser entendida en el cristianismo, y aunque en el Islam dicha traducción es correcta, la significancia más exacta sería "nuestra oración es aceptada por Dios", pues Tourniac en un ejercicio de ritualistica comparada señala que el 91, evoca el circulo, asimilando el 9 como el despligue numeral en torno el eje central que es el 1, por lo cual, Amén para el autor, evoca la danza en torno al Uno, "lo que nos evoca al Zirk de los sufis ola enseñanza dada por Cristo a sus discípulos, quienes formaban un círculo alrededor de él y puntuando cada verso de una canción con la palabra Amén (actos de John)."

Jean Tourniac menciona en su articulo, la traducción del Zohar de J. de Rouly, a la cual no he tenido acceso, pero creo que vale la pena citarla, a pesar de que en las versiones del Zohar que he consultado no he podido encontrar la cita que se refiere a la respuesta del Rabino Simeón Bar Joyai, ante la pregunta que es Amén; "Alef significa los pozos profundos de los cuales fluyen todas las bendiciones, la mem abierta, es el río que fluye constantemente, el sustantivo se refiere al principio masculino y femenino. Amén es el centro (soph ein) del cual todas las bendiciones fluyen a través de todos los Sephiroth hasta Malkuth, que los distribuye por todo Israel".

Para el autor, dicha cita establece una relación entre Amén y el nombre del eterno. "El flujo de bendiciones sugiere otra relación espiritual entre el Amén y la Shekinah (la Presencia Divina) en el judaísmo, y en los nombres de Jesús y María en el cristianismo (la primera se aplica a la carne palabra hecha, la segunda designación es la omnipotencia suplicante (flujo de gracias)".



Yerko Isasmendi ®


Notas

1) En la versión de la Biblia Valera de 1977 se ha mantenido la expresión "... en el Dios del Amén...".
2) También conocido como Rabí Akiva, fue una gran autoridad en materia de tradición Judía, y uno de los esenciales contribuyentes a la Mishná y los Midrashim Halájicos. Es nombrado en el Talmud como «Rosh ha Jajamim» ('Cabeza de todos los sabios'). Si bien se carece de datos históricos independientes de la tradición talmúdica, merece ser llamado el padre del judaísmo rabínico.
3) Traducción integral del Siphra di-Tzéniutha, el Libro secreto (1930)
4) En los diccionarios bíblicos, además se les da las acepciones de "ser fiel", "estar firmemente establecido","sí", "ciertamente",

Los misterios de la palabra "Amén" Los misterios de la palabra "Amén" Reviewed by Yerko Isasmendi on 19:05:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.