Sandalias del Profeta Muhammad

No hay una civilización que ha amado y celebrado a su líder como la civilización islámica, a nuestro maestro Muhammad (que Allah le bendiga y le de paz). El amor es el más fuerte de todos los apegos humanos, y es lo más significativo que distingue la relación de los musulmanes con su Profeta (que Allah le bendiga y le de paz), quien dijo: "Ninguno de ustedes cree [verdaderamente] hasta que yo sea más amado para él que su propio ser, la riqueza y toda la gente ".

Motivados por este amor, así como por una comprensión de la inmensa importancia del ejemplo personal del Profeta (que Allah le bendiga y le de la paz), la comunidad musulmana registra y conserva toda su vida en los mínimos detalles. Los eruditos islámicos no limitaron solo su atención en el ejemplo moral y jurídico del Profeta (que Allah le bendiga y le de paz). Más bien, se centraron también en su vida diaria, como sus hábitos de comer, beber y dormir, así como otros asuntos que no tienen implicaciones legales inmediatas. A partir de ese momento, hasta el día de hoy, los musulmanes han tratado de imitar el ejemplo de su Profeta (que Allah le bendiga y le de paz) en todos sus detalles, a menos que fueran los asuntos particulares que Allah Altísimo escogió sólo para él.

La apariencia externa, física del Profeta (Allah le bendiga y le de paz) es también uno de los asuntos en que los musulmanes han prestado gran atención, al igual que en sus hábitos de vestimenta. Entre los asuntos de la apariencia externa, las nobles sandalias (Na'al) del Profeta (Allah le bendiga y le de paz) recibieron especial atención, tal vez debido a lo que sus seguidores sentían tal amor y humildad ante la persona de su amado Profeta (que Allah le bendiga y le de la paz), de tal manera que ellos se vieron a sí mismos como menos que sus sandalias.

Los compañeros y las nobles sandalias

La atención prestada a las nobles sandalias no es un asunto de innovación. Más bien, las primeras generaciones, de los Compañeros del Profeta (que Allah le bendiga y le de paz), fueron los primeros en darles atención e importancia, de tal manera que se sabe que algunos de ellos se han distinguido por servir a las nobles andalias. Se ha reportado por Ibn Sa`d que Anas (que Allah esté complacido con él) fue el encargado de las sandalias del Mensajero de Allah (Alá le bendiga y le de paz).

Y el Imam al-Salihi informó en su obra, Subul al-Huda wa’l Rashâd (8:318) que `Abd Allâh ibn Mas`ûd (que Allah esté complacido con él) solía levantarse tan pronto como el Mensajero de Allah ( Allah le bendiga y le de paz) se sentaba y le quitaba las sandalias a este último, y las colocaba debajo de sus propios brazos. Entonces, cuando el Profeta (que Allah le bendiga y le de paz) se levantaba, iba a ponerlas a sus pies. Muchas otras narraciones se han transmitido de los Compañeros que dan descripciones exactas de las nobles sandalias del Profeta (que Allah le bendiga y le de paz).

La atención prestada por los imanes y estudiosos de las nobles sandalias

Un número de imames dio a las nobles sandalias del Profeta (que Allah le bendiga y le de paz) especial atención, entre las obras centradas en este tema; que van desde su descripción, alabanza y la recolección de lo que se había transmitido con respecto a ella. entre dichos autores destacan:

1. El Imam Abu Ishâq Ibrahîm ibn Muhammad ibn Khalaf al-Sullamî, más conocido como Ibn al-Hajj, que recogió lo que muchos poetas y autores habían escrito en alabanza de las sandalias.

2. El Imam y maestro del hadiz, Abû al-Yumn `Abd al-Samad ibn `Abd al-Wahhâb Ibn `Asâkir de Damasco (686 AH), que fue enterrado en el cementerio de Baqi `[en Medina], fue el autor de un tratado llamado "Un bosquejo de las Sandalias del Profeta (que Allah le bendiga y le de paz)" (Timthâlu Na`l al-Nabiyy).

3. El gran Imam mujtahid Sirâj al-Dîn `Umar ibn Raslân al-Bulqînî.

4. El Imam Shams al-Dîn Muhammad ibn `Îsa al-Muqri’, que escribió "Una alegría para los ojos mediante la verificación de la materia del Sandalias" (Qurrat al-`Aynayn fî Tahqîq Amr al-Na`layn)

5. El Abû al-`Abbâs al-Maqqarî of Tilmisân, que murió en Egipto, escribió la obra más amplia sobre elstetema, "Una abertura desde la más alta de las alabanzas a las Sandalias" (Fath al-Muta`âl fî Madh al-Ni`âl). Este trabajo está publicada, y consta de tres compendios. La primera por Radiyy al-Dîn Abu al-Khayr al-Qâdirî, y el segundo por Abû al-Hasan al-Dimintî y el tercero por el Shaij Yûsuf al-Nabahânî (Allah tenga piedad de todos ellos).

6. El autor de la obra "Perlas recopiladas a partir del diseño desconcertante y la exposición única de las características de la representación de las sandalias del Mensajero de Allah" (Allah le bendiga y le de paz) ( al-La’ali’ al-Majmû`a Min Bâhir al-Nizâm wa Bâri` al-Kalâm fî Sifat Mithâl Na`li Rasûl Allâh), que fue uno de los sabios de Córdoba, como ha sido mencionado por el historiador Abû Sâlim al-`Ayyâshî en su famoso diario de viaje.

El Lugar de la representación de las nobles sandalias  y su baraka

La representación de las nobles sandalias proféticos ha tenido un lugar especial en los corazones de los musulmanes, ya que apunta a una de las necesidades de su gran Profeta (que Allah le bendiga y le de paz), y ya que inspira en ellos la mayor humildad hacia su alto rango (Allah le bendiga y le de paz). Debido a esto, grabaron su representación, llegando a veces incluso a ponerla bajo sus turbantes, para sentir su sumisión completa ante el más noble Mensajero (que Allah le bendiga y le de paz). También colgaban esta representación en sus casas, en busca de baraka.

Escritores y poetas escribieron elocuentes alabanzas de las nobles sandalias y en donde se describían los sentimientos de amor extático por su portador (Allah le bendiga y le de paz). El Imam Abû al-`Abbâs reunio una cantidad de ellos escrito en su obra citada, así como en su tratado Azhâr al-Riyâd.

Que la mejor de las bendiciones y la paz sea con el dueño de estas benditas sandalias.




Sandalias del Profeta Muhammad Sandalias del Profeta Muhammad Reviewed by Yerko Isasmendi on 1:43:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.